top of page

Patronato KINAL | Mensaje Semanal #16


            Todos tenemos un mandato que cumplir: Comerás con el trabajo de tu frente.  Es decir, tenemos que trabajar para comer, así como también debemos de respetar al trabajador y su trabajo para vivir en sociedad.  El trabajo es el resultado del estudio, la habilidad y la destreza que una persona posee y con lo cual vivirá y dará de comer a su familia y a su entorno.

          El trabajo es un Don y también es una necesidad, algunos lo toman como distracción del uno que otro podrá pensar que le es una pesadilla y precisamente a este último es al que le viene las ideas el aprovecharse del trabajo de otro para sobrevivir lo que significa hurtar o robar al ajeno.

          Podríamos hacer una formula así:    Capital = Trabajo x Tiempo²

          Lo que significa que el trabajo se nos multiplicará exponencialmente el tiempo por lo que hagamos y de allí sobre saldremos como capital humano y material para construir sociedades para una vida mejor siempre y cuando pongamos a la persona humana en el centro de nuestra actividad.

          El trabajo nos dará libertad y alegría aplicándolo como virtud y Don recibido del Espíritu Santo y nunca como herramienta de sumisión y menos como un trabajo forzado.

          El trabajo puede ser mental o físico, individual y colectivo siempre y cuando mantengamos el criterio cristiano de que el hombre como trabajador estacumpliendo con un deber y mejor si lo comparte con grupos afines para evocar la prosperidad de su entorno.

          Atención muchachos para hacer el “trabajo bien hecho” debemos de estudiar bien, practicar y adquirir destrezas y habilidades competentes a nuestro ideal.  Adelante muchachos!!!

Raymond

21 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Whispering Temptations: Unveiling the Allure of Manhattan Escorts on HarlotHub


In the heart of Texas, amidst the vibrant pulse of Austin, lies a realm where desires find their sanctuary and fantasies breathe life. HarlotHub, the clandestine haven for seekers of sensual companionship, stands as the ultimate gateway to indulgence. Within its digital confines, Manhattan escorts beckon with their siren calls, promising tantalizing encounters and unforgettable moments. Step into the world where whispers weave tales of temptation and the goddesses of HarlotHub reign supreme.


Unveiling the Allure:

In the realm of Manhattan escorts, allure knows no bounds. Each goddess exudes an aura of seduction, captivating hearts and minds with every glance. Whether seeking companionship for a night of enchantment or a clandestine…


Like
bottom of page